Publicado: 3 de Agosto de 2018

La utilización de un vehículo por los empleados es un tema controvertido, sujeto a múltiples variables. Es muy común que los vehículos de empresa adquiridos como flota o como renting se sometan a distintas tributaciones en la práctica usual. Diversas soluciones posibles: - La empresa compra el coche para sí misma y lo utilizan los administradores. - Mediante un renting o compra de flota. - Alquiler de vehículos por un tiempo determinado. Según se realice de una forma u otra el importe a computar será distinto, afectando a los rendimientos del trabajo, el IVA y al Impuesto de Sociedades. Análisis de los artículos LIRPF art. 43.1.1º.b y RIRPF art. 48 bis. : RETRIBUCIÓN EN ESPECIE DE VEHÍCULOS: a Entrega al trabajador I Se valora al coste de adquisición. b Utilización de vehículo sin adquirir la propiedad. I Vehículo propiedad de la empresa. i) 20% del coste de adquisición corregido ii) No hay límite temporal II Vehículo no propiedad de la empresa i) 20% valor mercado del vehículo nuevo c Uso y posterior entrega I Uso i) Utilización total (A) Se aplica la letra b. ii) Utilización parcial (A) Determinar el criterio de reparto porcentual (B) Aplicar el criterio de reparto al 20% II Entrega posterior. i) Precio mercado del coche usado ii) Tener en cuenta el uso anterior